The Winery Dogs – «The Winery Dogs» (2013)

Por: Eliecer Rodríguez

Publicado el: 30/07/2013

De Super Bandas a Super Trío Por: Eliécer Rodríguez.   Personajes de la élite del rock and roll reunidos en proyectos aparte es una tendencia que se ha vuelto un tanto común, unos más exitosos que otros, pero The Winery Dogs tiene un aspecto distintivo por sus personajes. Este álbum homónimo es un más que […]


De Super Bandas a Super Trío

Por: Eliécer Rodríguez.

 

Personajes de la élite del rock and roll reunidos en proyectos aparte es una tendencia que se ha vuelto un tanto común, unos más exitosos que otros, pero The Winery Dogs tiene un aspecto distintivo por sus personajes. Este álbum homónimo es un más que respetable comienzo.

The Winery Dogs - The Winery Dogs

Lo que es actualmente The Winery Dogs se traduce en una mezcla de personajes capaces de tocar y componer lo que realmente les venga en gana. Mike Portnoy, Billy Sheehan y Richie Kotzen. Para mí, este último es el punto clave del éxito de esto. Y ni siquiera nos adentraremos en el currículum de ellos pues es bastante extenso y conocido. Los Winery, inicialmente creados por Portnoy y Sheehan, contaban con John Sykes en sus principios pero los inconvenientes de agenda hacían imposible que caminara el proyecto y decidieron seguir sin él. En su reemplazo llega Kotzen, que es a mi parecer mucho más creativo, y sin duda, eso de “no hay mal que por bien no venga” no se inventó de gratis. No es solo por el talento de Kotzen que esto cuaja tan bien, es por la química que existe entre ellos. Por un lado, Sheehan ha trabajado con Kotzen en sus proyectos solistas y cuando este último estuvo en Mr Big. Por otro, Sheehan y Portnoy estaban en el proyecto llamado Portnoy Sheehan Macalpine Sherinian.

Particularmente, yo tenía mucho tiempo sin escuchar a Kotzen y me asombró lo que trajo. Una voz que es Blues Rock puro, de hecho, muy similar a ratos a la de Glenn Huges de Black Country Communion. Una voz aguda, áspera, que hace recordar a la era de Zeppelin, The Who; cuando se hacía un rock más puro. Sheehan es y será siempre Sheehan; tiene una distinción en la ejecución en el bajo que se reconoce a planetas de distancia, hace que la banda parezca una locomotora. Portnoy por su parte se va adaptando muy bien al Hard Rock, luego de la pasantía por Adrenaline Mob, que hasta lo ha llevado a reducir su kit de cuanto perol sonante exista a la básica de 4 piezas. Espero que su hiperactividad lo haga asentarse de una vez por todas, aunque lo dudo.

Winery-Dogs-Final

The Winery Dogs es un proyecto fresco aun cuando su sonido recuerda más al rock clásico. Es definitivamente melódico y creativo. Cosa que Sheehan y Portnoy conocen bien a pesar de venir de fuentes muy distintas. Y es que este “Super Grupo” como se les denomina ahora, al parecer trae buena inspiración pues sin tener el disco en la calle, se llenaron de fechas y entrevistas, incluso de 3 videos los cuales son extremadamente simples y parecidos pero que buscaban enseñar lo que venía, y es que a todos nos daba ganas de ver que traía esta gente.

TEMAS DESTACADOS: Poderoso arranque con “Elevate”, que me hizo pelar los ojos como decimos aquí. Una dupla Sheehan – Kotzen haciendo tapping con una batería con bastante peso. Las 3 voces participan en este tema y suena al buen Hard Rock de antaño. “Desire” que posee su video junto al tema de apertura muestra la voz de Kotzen de un meloso perfecto. Blues Rock de primera línea, un Groove con Portnoy y Sheehan para darle un extraordinario solo. “We Are One” vuelve a combinar ese rock corrosivo en voz y guitarra para pasarlo a un coro melódico. Encontraron una fórmula divertida para trabajar.

“You Saved Me”, una emotiva y lenta canción es típico de ese Rock Clásico que viene con vetas de elegancia. “Damaged” otra lenta que es agradable como interludio entre riff y riff. “Six Feet Deeper” suena más ronca en sus ecualizaciones y melódica en los coros. Un tema que explota algo recurrente, y son las armonías entre Kotzen y su guitarra. Trae buenos cortes de Portnoy adaptados al estilo. El álbum se despide con dos temas lentos: “The Dying” combina una muy básica estructura que da peso a la parte vocal con elevaciones de distorsión más sucia que los temas rápidos. “Regret” un sonido retro totalmente. Un piano en las manos de Kotzen que suena increíble. Inclusive que te hace pensar en Joss Stone (cosa que no cuesta mucho). Un cierre muy apropiado

El Track List.

1) Elevate

2) Desire

3) We Are One

4) I’m No Angel

5) The Other Side

6) You Saved Me

7) Not Hopeless

8) One More Time

9) Damaged

10) Six Feet Deeper

11) Criminal

12) The Dying

13) Regret

PUNTUACIÓN: 7.5/10

The Winery Dogs debería llegar para quedarse por buen tiempo. Tienen todo para ser un grupo que perdure, sabiendo que no son la banda que llena estadios ni que debe sentirse editada por la edición de los discos. Es una banda creativa, no es algo que no existiera, pero si algo que se agradece siempre. A mi parecer, no debieron debutar con un álbum tan extenso y guardarse algo de material. Es mejor dejar un debut concentrado en la mente de la gente que un catálogo amplio donde se desperdicien balas, pero de igual forma, sabemos que estos tres individuos no se caracterizan por la dificultad de crear.

 Aquí, el video de «Desire»

Eliecer Rodríguez

Eliecer Rodríguez

Baterista, publicista, padre, gerente, creativo y amante del Rock And Roll. Fanático de los habanos y el buen ron. Administrador de Cowboys From Rock