Slipknot (2019) Foto Por: Alexandria Crahan-Conway

Slipknot
We Are Not Your Kind

Por: Luis Robles

Publicado el: 11/09/2019

Nueve ideas. Una Sola identidad


Cuando anunciaron que este disco existía, Eliecer el Editor-in-Chief de este lugar, hizo un comentario bastante peculiar: “Slipknot es una perolera”, refiriéndose al desorden sónico de la percusión (dos percusionistas con tambores, redoblantes, un bidón de cerveza de metal golpeado con un bate, más una batería muy famosa, por ser uno de los bateros más rápidos del mundo) y no está lejos de la realidad: Slipknot es una perolera.

Desde sus inicios la banda de Des Moines, Iowa, Estados Unidos de Norte América, se ha caracterizado por ser cacofonía identificable. Con nueve integrantes (un número complicado de personas para ponerse de acuerdo, musicalmente hablando) han destilado un sonido único y básicamente inigualable, a saber:

#0 (Sid Wilson, platos LP, teclados); #4 (Jim Root, Guitarras); #5 (Craig “133” Jones, DJ, Sampleo, teclados); #6 (Shawn “Clown” Crahan, percusión, gritos del lado derecho de la tarima); #7 (Mick Thomson, guitarras); #8 (Corey Taylor, líder, vocalista).

Sí, solo hay seis, los tres que faltan: #1 (Joey Jordison, batería) dejó la banda en 2013 justo después de la muerte de #2 (Paul Gray, bajo) por diferencias, problemas y demás; como dije antes: que tantas personas en una banda estén de acuerdo es complicado, y aún así sigo impresionado que hayan logrado sacar cuatro discos durante 15 años sin mayores consecuencias. Y finalmente el último integrante que nos faltaba, #3 (Chris Fehn, percusión, gritos del lado izquierdo de la tarima) quien en el 2019 fue echado de la banda, con demandas y demás, nunca faltan las diferencias creativas irreconciliables, sobre todo con esta alineación tan larga.

A partir de All Hope Is Gone Slipknot empezó a cambiar su sonido; no se puede tener rabia toda la vida sobre todo si ahora eres un padre de familia y tienes otras prioridades. Los temas en AHIG son más suaves, menos caóticos, mucho mejor estructurados; .5 gray Chapter es una continuación de esto, recuerda mucho a la terapia de grupo de St Anger de Metallica. Es un disco que no encaja en ningún lado y es más catártico que musical. Un paréntesis en su composición y un hiato de cinco años, donde Corey Taylor se dedicó íntegramente a Stone Sour.

Ahora Slipknot es una institución. Una vez restablecido el orden dentro de la banda y conseguido reemplazo para los integrantes faltantes, hicieron un festival de verano musical móvil, como el Ozzfest, con un cartel nada envidiable; fueron al estudio y escribieron un disco como banda nuevamente. Nueve personas, nueve ideas, una sola identidad: We Are Not Your Kind.

We Are Not Your Kind

A pesar de que Chris Fehn (percusión) aparece en los créditos del disco, aunque ya no es parte de la banda, los nuevos reemplazos Alessandro Venturella (bajo) y Jay Weinberg (batería), completan los nueve que hacen música por un poco más de 63 minutos. El disco es un regreso a la forma, se puede escuchar la identidad de la banda en cada barra, con el respectivo cambio y crecimiento de madurez. Ya no es ruido y destrucción, las notas están bien definidas, la batería ya no es una perolera insondable e ininteligible, las guitarras están más balanceadas y Corey Taylor canta más, grita menos, trayendo a la mesa todo el bagaje y la experiencia de Stone Sour. El disco, producido por Greg Fidelman (21 de Adele, HardWired to Self Destruct de Metallica, Audioslave por Audioslave), está excelentemente mezclado con muy poca compresión siendo un giro interesante en la carrera de la banda americana.

El disco está escrito de una manera diferente a los anteriores, por cada tema agresivo que evoca el Slipknot rancio con bragas rojas de principios del 2000, hay un tema más pausado que le sirve de contrabalance, alternándose y creando una marea auditiva. De lo más extremo a lo más soportable. Weinberg en la batería, si bien no es el doble pedal más rápido de este lado del Atlántico, le da su identidad y estilo a la banda sin perder el norte de ser agresiva. “Unsainted” el primer tema, tiene la misma estructura de “(SIC)”, unos cuantos beats por segundo menos. Es la carta de presentación, y que nos sirve de termómetro para el resto del disco. Es una composición enérgica con un coro que la acompaña para ambientar. A según Taylor, Crahan y Root, escribieron más de 26 temas, quedando por fuera 15 o más composiciones completamente listas, pero que escapaban del tema de esta grabación.

All Out of Life”, el primer promocional de este nuevo Slipknot, no es parte del tracking. Crahan expresó que prefería poner un tema nuevo que uno que ya se pudiera escuchar en streaming durante semanas.

Birth of the Cruel” y “Nero Forte” tienen un sonido parecido a Vol 3 Subliminal Verses, con un ritmo más pausado y más como una marcha de estadio. “Critical Darling” tiene esa influencia inescapable de Stone Sour; “Red FlagIt is Slipknot alright, agresiva, comprimida, Taylor dejando la voz, la percusión alterna siendo protagonista, es un tema de estadio para brincar y hacer desorden. “Orphan” y “Not Long for This World” es violencia, pura, rauda, lírica y musicalmente, creo que son los dos temas con más fuerza y cacofonía. Entre cada tema por lo regular hay un intermedio (cortesía de Wilson y Jones) que le da ese vaivén de olas del mar al disco dejándote respirar e internalizar lo que acabas de escuchar.

Tracklist

  1. «Insert Coin» 1:38
  2. «Unsainted» 4:20
  3. «Birth of the Cruel» 4:35
  4. «Death Because of Death» 1:20
  5. «Nero Forte» 5:15
  6. «Critical Darling» 6:25
  7. «A Liar’s Funeral» 5:27
  8. «Red Flag» 4:11
  9. «What’s Next» 0:53
  10. «Spiders» 4:03
  11. «Orphan» 6:01
  12. «My Pain» 6:48
  13. «Not Long for This World» 6:35
  14. «Solway Firth» 5:56
    Total: 63:27

We Are Not Your Kind es un muy buen disco, con un flujo realmente agradable, con una composición impecable, una producción excelente que refleja la esencia de la banda, más madura, más organizada y mucho más armónica y musical. Los temas son más largos de lo habitual pero no se hacen repetitivos ni excesivamente tediosos (alguien supo usar muy bien la tijera de la edición).

Me atrevo a decir que es, quizás, uno de los mejores discos de la banda.

Valió la espera (la terapia, la catarsis) para volver a tener una muy buena grabación de gente que considerábamos que no les quedaba música en su interior, mostrándonos que efectivamente no nos quedamos sin futuro en el presente.

Puntuación 8.5/10

https://www.slipknot1.com

Luis Robles

Luis Robles

Un tipo de sistemas que cree que sabe escribir, le gusta la música y extenderse mientras te describe un paisaje sonoro.