Rudras
Zen

Por: Luis Robles

Publicado el: 18/10/2015

El camino a la iluminación


La última vez que en Cᴏᴡʙᴏʏs Fʀᴏᴍ Rᴏᴄᴋ les hablamos de cosas místicas relacionadas con el budismo, les hablamos de Gorguts y sus Colored Sands, un cuento de como el Tibet fue atacado y básicamente destruido en algún momento con una guerra sin sentido. Esta vez les traemos la banda venezolana Rudras, quienes nos traen su propuesta sonora mística budista. La definición de Zen es un tanto difícil de describir en español, ya que es el camino a la iluminación (el estado de sapiencia máximo budista alcanzado por Buddha mismo obviamente) y no hay una traducción exacta, sino más bien un montón de definiciones y ejemplos. Pero a lo que vamos.

Zen

Rudrass - Zen

Rudrass – Zen

Rudrass es una banda Venezolana compuesta por : Johan Adrían (Voz), Findecano Tasartir (Guitarras), Luis Andreani (Guitarras), Daniel Velasquez (Guitarra bajo), Kabir Velasquez (Percusión) y su sonido es un tanto particular y es por donde quiero empezar. Zen me hace recordar mucho a los acentos arabescos que tiene Orphaned Land (salvando las diferencias) y los acentos flamencos y de salsa que tiene Ill Niño (Nuevamente salvando las diferencias), con la diferencia que Zen tiene sonidos himalayos y budistas, campanas, instrumentos de cuerda de medias notas, y mucho sonido ambiental de fondo. Empiezas a escuchar el disco y probablemente puedes pensar que esto suena a una especie de New Age, o incluso a una de esas combinaciones comerciales sin mucha vida orgánica como «Bossa &» (esto último yo, Luis Robles, me gusta llamarle música de ascensor, es vagamente descriptiva y pasa lo suficientemente desapercibida) y nada más lejos de la realidad.

Zen explota en el segundo tema en un metal rígido y sin compromiso alguno, con mucha velocidad pero manteniendo el ritmo y la cadencia en el retrovisor, sin enloquecer demasiado con el metrónomo (bueno, casi) y manteniendo la variedad como plato fuerte. “Delusional Forest” es un tema de Death Melodic bastante clásico, rozando mucho la forma que solía tener Arch Enemy y afines hace bastantes años y con una influencia de Gothenburg bastante notable.

Mountains” es un tema bastante peculiar, ya que está cantado por Naye y su voz limpia y femenina le da un aire bastante diferente creando una brecha sonora ya que tiene un sonido menos death y más melódico, es un tema que es mucho más tranquilo que sus hermanos, a su vez tiene unos growls en el coro dándole un dinamismo que asemeja el Symphonic Power Metal de Europa (cómo Epica y After Forever).

Suffering Exists”, “Anchors of Self”, “Desolation Gone” y “Walking the Path” (Noble Truth 1 a 4) son 4 temas conectados, con una composición bastante interesante, ya que tienen la apertura de la melodía sin dejar atrás la agresividad del Metal de los primeros temas. De todo el disco son los temas más melódicos y menos death. tienen una suerte de continuidad sonora y pueden escucharse como una unidad sin sentir la ruptura normal de un tema al otro.

Suffering Exists” es un tema con una muy buena base melódica, que tiene la estridencia y la velocidad para abrir el suite, “Anchors of Self” tiene un riff de esos que son bastante memorables sin saturar el espectro sonoro. “Desolation gone” es un tema mucho más estructurado y más melódico, una suerte de pausa mental dentro de la prisa de la anterior; por último “Walking the Path” tiene una intro más dramática pero cambia hacia una forma mucho más agresiva hasta llegar a un groove de esos que han adoptado las bandas de metal más pesadas en los últimos tiempos, y les sienta bastante bien entre la calma y la tempestad sónica.

Rudras
Zen es un disco que tiene un solo detalle: la compresión de la mezcla. Hay puntos donde la compresión se hace notable y se pierde un poco el gran trabajo que la banda ha logrado en su composición y llega a ser confuso, por fortuna estos momentos son contados y ocurren solo cuando la cacofonía es inevitable (Es death metal, tiene que ocurrir, no todos pueden tener la limpieza innatural de Gojira y Benighted).

Nota del editor: Pensé que The Flesh Prevails de Fallujah sería el último disco que tendríamos en la redacción al que habría que ponerle dos puntuaciones por la compresión, sin embargo manteniendo el espíritu de Cᴏᴡʙᴏʏs Fʀᴏᴍ Rᴏᴄᴋ, y la objetividad por delante, Zen tiene dos puntaciones. Cuando escribi la de Fallujah terminé con lo siguiente:

La primera puntuación, la real que considera solo el aspecto musical y la segunda que explicaré a continuación.(…) La puntuación tomando en consideración lo terriblemente comprimido que está el disco y que tiene un sonido abismalmente anti dinámico es

Dado que este disco tiene un poco de aquello, la primera puntuación considera solo el aspecto musical, y la segunda la explicaré a continuación: La puntuación tomando en consideración lo comprimido que está el disco y que tiene picos donde se estrella contra la pared del ruido a la que tanto miedo le tengo es de: 5

Tracklist:

1. Under The Tree… 03:18
2. Delusional Forest 06:38
3. Shadow Ego 03:54
4. Eternity Now! (So The Owl Spoke) 03:45
5. Mountains (Feat. Naye) 05:18
6. Zazen (The Tricks of Perception) 04:47
7. Suffering Exists (The 1st Noble Truth) 04:35
8. Anchors of Self (The 2nd Noble Truth) 03:59
9. Desolation Gone (The 3rd Noble Truth) 04:16
10. Walking The Path (The 4th Noble Truth) 03:59
11. Mushotoku Spirit (Feat. Pedro Bolivar) 02:31
12. The Awakening 05:05

Zen no deja de ser un buen disco con sus ideas claras y su mensaje bien plantado en la composición, con músicos que dejan brillar su habilidad sin opacar a sus compañeros y con unas influencias bastante interesantes dándole variedad a un panorama por lo general bastante indie, es una bocanada de aire fresco en la escena musical venezolana.

Puntuación: 7.5 / 10
DR: 4

 

Luis Robles

Luis Robles

Un tipo de sistemas que cree que sabe escribir, le gusta la música y extenderse mientras te describe un paisaje sonoro.