¿Ian Anderson con los días contados?

Afirmó estar sufriendo de EPOC

Por: Ana Gruber


Ian Anderson, creador y líder de Jethro Tull alarmó a sus seguidores con la noticia de estar sufriendo EPOC, una enfermedad pulmonar incurable con las palabras «tengo mis días contados» y por ello quiso dejar claros algunos detalles sobre su estado de salud.

Para quienes no dominan los términos médicos la EPOC es una enfermedad crónica inflamatoria de los pulmones que obstruye el flujo de aire desde estos órganos. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, tos, producción de mucosidad y silbido al respirar.

Debido a la consternación causada, el artista emitió un comunicado oficial explicando:

Gracias por vuestra preocupación, pero no se preocupen por mi EPOC y asma diagnosticados. He tenido 14 meses sin infecciones ni bronquitis, el año pasado fue el primero desde que tenía 20 que me enfermé gravemente.

Asimismo explica que está en un estadio inicial de la enfermedad y que se siente bien, aclarando que sólo quería decir que sus días como cantante estaban contados:

Después de todo cumpliré 73 años este agosto, pero debería estar bien por unos años más si la covid-19 no me atrapa antes. No es que tenga más riesgo de coger el coronavirus más que otros, pero los resultados podrían ser mucho peores que si tuviera 17 o 27 años. En todo caso, tengo menos probabilidades de atraparlo que muchas personas, ya que he seguido unas medidas de higiene muy seguras durante años y el distanciamiento social es una forma de vida para mí. Estoy bien ensayado en espacios públicos, restaurantes, hoteles, etc…

Y respecto a su carrera, deja claro que seguirá trabajando en la música, pues la EPOC leve o el asma son cosas con las que conviven millones de personas de todo el mundo y no tiene ningún impacto en su vida diaria siempre que no contraiga un virus de resfriado o gripe y sufra una bronquitis grave posterior. Como tono jocoso y con el fin de atenuar la preocupación con algo de humor, señaló:

Afortunadamente, no sufro de hemorroides ni de disfunción eréctil… así que las cosas están apuntando hacia arriba, no hacia abajo, y sí, es un juego de palabras totalmente intencionado.

Foto: Nick Harrison