Metallica
Hardwired… To Self-Destruct

Por: Luis Robles

Publicado el: 04/03/2017

Se dice fácil


Se dice fácil: casi una década después, los de San Francisco regresan al estudio a grabar música nueva. Después de visitar a millones de fans alrededor del mundo, de haber entrado en el Hall de la Fama del Rock & Roll y de tener su MTV Icon, finalmente, Metallica nos trae su disco nuevo. Bueno, nuevo.

Para empezar, es innecesariamente largo: dura 80 minutos. ¿Recuerdan The Book of Souls de Iron Maiden? El nuevo disco de Metallica padece del mismo mal: cada tema tiene un promedio de 6 minutos de longitud, de los cuales 3 sobran. A diferencia de Death Magnetic, e incluso del infame St Anger, Hard Wired…To Self-Destruct tiene solo un tema de estadio, “Hardwired”, los demás son más pausados.

Y he aquí el problema: el disco es tan largo que diluye el esfuerzo que hace la banda. Cada canción se arrastra sobre su eje durante tanto tiempo que termina convirtiendo en un brebaje espeso. La composición del disco recuerda mucho a las entregas previas Load y Reload con un poco de Death Magnetic, esa banda de principios de los ‘90 que cambió el trash por un rock más accesible y menos agresivo (radio-friendly), con menos distorsión y estructuras simples.

Ya que hablamos de la composición, todas las canciones suenan tan parecidas en su forma, ritmo y cadencia que a veces me cuesta diferenciarlas. Los riffs son bastante genéricos y los solos de Kirk Hammett son indistinguibles. Eso sí, las letras siguen siendo Made in Hetfield-Ulrich y son excelentes. Kirk no participó en la composición ya que extravió su teléfono en un aeropuerto de Europa con todas las ideas que tenía en su cabeza para esta sesión de estudio, y no poseía un respaldo de esas ideas. Tuvo que empezar de cero con la frustración como bandera y eso afectó su aporte.

Sin embargo, no todo puede ser terrible. La mezcla es limpia y clara, cada instrumento se diferencia en el espectro audible (incluso el bajo de Trujillo resulta prominente), la batería tiene buen sonido (podría decirse que la banda finalmente dejó atrás el sonido plástico y encajonado de St Anger) y la voz de Hetfield suena descansada y honesta, sin dejar de tener ese ronquido característico desde …And Justice For All.

Después de escuchar este disco de forma objetiva, pienso en él como una idea conceptual: un solo tema dividido en pedazos que quizás fue construido de esta forma para facilitar su ejecución. No podría decir nada acerca de cada uno de los temas de forma individual, ya que son tan parecidos que ninguno resalta del resto, aunque vale la pena hacer una mención: “Spit out the bone” es la única canción que suena a Metallica.

Tracklist

Disc one
1. «Hardwired» James Hetfield Lars Ulrich 3:09
2. «Atlas, Rise!» Hetfield Ulrich 6:31
3. «Now That We’re Dead» Hetfield Ulrich 6:59
4. «Moth Into Flame» Hetfield Ulrich 5:50
5. «Dream No More» Hetfield Ulrich 6:29
6. «Halo on Fire» Hetfield Ulrich 8:15
Total: 37:13

Disc two
1. «Confusion» Hetfield Ulrich 6:41
2. «ManUNkind» Hetfield Ulrich Robert Trujillo 6:55
3. «Here Comes Revenge» Hetfield Ulrich 7:17
4. «Am I Savage?» Hetfield Ulrich 6:29
5. «Murder One» Hetfield Ulrich 5:45
6. «Spit Out the Bone» Hetfield Ulrich 7:09
Total: 40:16

Hardwired… to Self-Destruct es un buen movimiento en la dirección correcta. Suena fresco, a pesar de su longitud y probablemente te va a gustar después de dejarlo correr unas cuantas veces. O posiblemente solo sientas una gran indiferencia hacia el mismo.

Puntuación 6/10

DR 6: Producido por Greg Fieldman, la mezcla es excelente, aunque le falta un poco de fuerza a las guitarras y a veces todo suena un poco comprimido. Cabe destacar la gran labor hecha con la corrección de la batería.

Sitio oficial: https://metallica.com/
@Metallica
Facebook.com/Metallica
@metallica
Canal de Youtube @MetallicaTV

Opinión:
Luis Robles

Decepción. Es la palabra que define este disco para mí. Después de escuchar a los otros grandes (Slayer, Megadeth, Anthrax, Testament, Kreator) sacar gemas preciosas durante lo que va de año, escuchar este disco tan plano solo me hace sentir una gran decepción. ¡Qué disco tan aburrido! Solo rescataría un par de temas (“Spit out the bone” y ”Hardwired”) que tienen la idea correcta y que podrían servir como punta de lanza para sacar adelante al disco, pero pueden estar seguros de que, en general, no volveré a escucharlo de forma voluntaria, por no hablar de lo innecesariamente largo que es. Si durara 40 minutos y fusionaran algunos de los temas que suenan exactamente igual, sería muchísimo más agradable. Debo admitir que tuve que escucharlo por partes, porque la idea de sentarme hora y media a prestarle atención se me hizo insondable.

Mi puntuación subjetiva de este disco es 3/10.

Eliécer Rodriguez

Empezando por el principio, Metallica será criticado siempre, pero tiene licencias para crear. Si hablamos del pasado reciente, es su mejor trabajo con ventaja, pero innecesariamente largo. Las dos inyecciones de adrenalina son sin duda el inicio y el fin del disco. Vocalmente, me parece interesante todo lo que se logró, «Atlas, Rise», por ejemplo tiene fraseos de Hetfield que son lo mejor de su vida. Hammet hace muy bien trabajo, Ulrich se reivindica con el peso que había perdido, Trujillo finalmente tiene el puesto que merece. Los temas menos rápidos no son los que aflojan el disco, son algunos que sencillamente no aportan nada y morirán en el olvido. Un disco que de haber sido sencillo y un par de bonus tracks habría sido de incansable escucha. Pero en fin, a esas alturas, who cares!

Para mí, 7/10

 

Luis Robles

Luis Robles

Un tipo de sistemas que cree que sabe escribir, le gusta la música y extenderse mientras te describe un paisaje sonoro.