Izq a Der: Dailor, Hinds, Sanders, Kelliher. photo credit : Jimmy Hubbard

Mastodon
Emperor of Sand

Por: Luis Robles

Publicado el: 23/03/2017

La hora más oscura está antes del amanecer


Después de darle tres vueltas al sol, Mastodon, una de las bandas más grande que ha parido Atlanta, nos trae su séptimo viaje al estudio de grabación. Siguiendo los pasos de Crack the Skye, este álbum es un diario personal en la vida de los integrantes. De vivir en un tráiler parado en el garaje a convertirse en una de las bandas que más influencia tienen en el presente en el mundo del metal, I give you:

Emperor of Sand

¿Recuerdan como arranca Leviathan (2004, “Blood and Thunder”), Blood Mountain (2006, “The Wolf is Loose”) y Crack the Skye (2009, “Oblivion”)? este también arranca así, como un tren de carga con 200 toneladas de explosivos. «Sultan’s Curse» es un tema agresivo que coloca el estado mental para el resto del disco, en intención y lirica. Y es que este un album oscuro, reflexivo e introspectivo, y me atrevería a decir que es incluso mucho más personal que Crack the Skye en su temática.

Si bien este último nace de la muerte de uno de los hermanos de Brann Dailor (batería, percusión y demás peroles, voz terciaria desde Crack the Skye) siendo un viaje metafísico cuántico metafórico, el disco que hoy nos ocupa nace del tratamiento de cáncer de la esposa de quien toca la guitarra bajo (Troy Sanders, voz principal). Y de esta experiencia se basan para escribir las letras más poderosas en su historia. Son directas y con un mínimo de alegorías a diferencia de los 6 discos anteriores.

Izq a Der: Sanders, Hinds, Dailor, Kelliher. photo credit : Jimmy Hubbard

Izq a Der: Sanders, Hinds, Dailor, Kelliher.
photo credit : Jimmy Hubbard

Emperor of Sand es pesado de principio a fin, está lleno de esa rabia que contenían los 4 primeros discos, pero con una madurez innegable, el sonido de Mastodon ha crecido considerablemente, y cada día escriben canciones más complejas: el progresivo está de vuelta, permeando cada sección instrumental con poliritmos y sincopatías impares, sútil pero indiscutible, dándole una personalidad única sin llegar a los niveles de Dream Theater y la hipérbole aparente.

Cada composición posee una cantidad de sonidos y detalles que se descubren con cada vuelta al LP. Bill Kelliher (guitarra rítmica, sigue negado a cantar) es el Riff Master, y este disco tiene unos riffs con un cuerpo de atleta de IronMan. Posiblemente la sección rítmica y la sección líder escrita por Brent Hinds (guitarra líder, voz secundaria) son de lo mejor que han escrito en su historia. Tienen una personalidad y un carácter que hacen que la banda crezca varias magnitudes sin perder un gramo de su esencia. La marca de la casa es inconfundible.

Tracklist

1. «Sultan’s Curse» 4:09
2. «Show Yourself» 3:03
3. «Precious Stones» 3:46
4. «Steambreather» 5:03
5. «Roots Remain» 6:28
6. «Word to the Wise» 4:00
7. «Ancient Kingdom» 4:54
8. «Clandestiny» 4:28
9. «Andromeda» (featuring Kevin Sharp) 4:05
10. «Scorpion Breath» (featuring Scott Kelly) 3:19
11. «Jaguar God» 7:56
Total: 51:11

Menciones de cada tema: «Show Yourself» es pegajosa. Una vez la has escuchado, te quedas cantando el coro después de la tercera vez. Prometido. (Show yourself, Show yourself…). “Steambreather” es un avión en ascenso, no cree en nadie. “Roots Remains” me recuerda a Leviathan en forma. “Andromeda” tiene quizás la sección rítmica más gorda de todo el disco, es mi tema favorito y el que más me ha marcado. “Scorpion Breath” parece sacada directamente de Crack the Skye pero posee una velocidad y una rabia propia del presente que la deja firmemente plantada en el 2017, de hecho es el tema más violento de toda la grabación. “Jaguar God” termina el disco en una nota suave y sublime después de esa descarga descomunal. Como en “Hearts Alive”  y “The Last Baron”. Pocas menciones a The Hunter y Once More Round The Sun ya que no están tan conceptualizados como los anteriores. A diferencia de los dos anteriores, este disco enamora en la primera vuelta y la segunda te consume (cosa que los últimos dos no lograban al ser más individuales y aislados).

Es un palo de disco. El más pesado emocionalmente, el más diverso musicalmente, Dailor brilla en la percusión con tantos fills como espacio hay para hacerlos sin sobrecargar, cada día mejora su técnica y se hace más sencilla, Kelliher y Hinds maestros de las seis cuerdas juguetean con las escalas, van vienen, la finta detrás de la finta. Sanders por su parte le da el punch a toda la mezcla con una guitarra bajo que con su sencillez le da vida y profundidad a cada barra. No hay un momento soso, no hay relleno, el disco está editado para que no le falte ni le sobre nada. Son 51 minutos que parecen que fuesen 15. Rueda grácilmente de principio a fin con una elegancia perenne.

Siempre la hora más oscura, está antes del amanecer.

Puntuación 10/10

Acerca de la Mezcla: La mezcla es excelente, el trabajo de ingeniería de sonido de Brendan O’Brien brilla con luz propia, hay dinamismo y cada nota deja respirar a las demás sin saturar el horizonte ni tener picos que destruyan el buen trabajo de la banda. Espero por el FLAC para realmente apreciarlo mucho mejor.

Sitio oficial: http://mastodonrocks.com
@mastodonmusic
facebook.com/Mastodon
@mastodonrocks/
Canal de Youtube @MastodonMusic

 

Luis Robles

Luis Robles

Un tipo de sistemas que cree que sabe escribir, le gusta la música y extenderse mientras te describe un paisaje sonoro.