Humanity’s Last Breath
Välde

Por: Jorge Leonardo Rojas el 17/03/2021


Desde Suecia nos llega uno de sus principales exponentes en materia del Deathcore con este nuevo esfuerzo. Humanity’s Last Breath tuvo una gran reforma con su alineación por allá en el 2016, la misma que mantienen hasta la fecha, apenas con el ingreso de un nuevo baterista en el 2020. Esto les ha permitido desarrollar un nuevo sonido, que se distancia a lo que ya estábamos acostumbrados a escuchar.

El enfoque industrial de su última entrega, Abissal, con el cual se ganaron la fidelidad por gran parte de la escena, ahora se intensifica a su máximo nivel, con secciones instrumentales muy densas, y dejando en segundo plano el sonido Blackened que reflejaba el lado más brutal de la banda.

Es precisamente en lo experimental que está el punto fuerte de este trabajo, manejando todos los elementos que puedan crear esa atmósfera y generando un vacío que se construye a la vez que vas escuchando el disco, y a la vez que lo vuelves a escuchar.

Humanity’s Last BreathVälde

Humanity’s Last BreathVälde

“Dödsdans” es un intro muy característico dentro del género, corto y que comienza a asomar los recursos que van a adornar toda la pieza. “Glutton” se presenta como pista de arranque, con una muestra en sus cambios de ritmo y combinando efectos que adornan el track. Por su parte, “Earthless” maneja ese mismo enfoque, iniciando con una transición de sonido, que se va desarrollando hasta entrar en partes más rítmicas, pero que vuelven a entrar en la fase inicial para cerrar la pista.

Seguimos con “Descent”, que se convierte en uno de los platos fuertes del disco con un excelente manejo de guturales y a su vez, una buena ejecución de los instrumentos, ofreciendo arreglos largos y densos, y la batería, permite integrar los cambios de ritmos, definitivamente un tema que entra de lleno con el concepto del álbum.

Seguimos con “Spectre”, que también nos ofrece mucha calidad, pero con un despliegue en el manejo de silencios y disonancias, muy característicos del Djent cuando es bien ejecutado. La voz de Filip Danielsson es uno de los aportes que llenan esta pista de mucha personalidad.

Humanity Last Breath

Seguimos con “Dehumanize”, que continúa ese despliegue de las pistas anteriores, quizá con más intensidad en el ritmo de los instrumentos, con secciones que acarician el Black Metal al final de este. Por su parte, “Hadean” ofrece ejecuciones más hacia el Death Metal tradicional.

De esta forma llegamos a “Tide”, un tema que ofrece un Deathcore de corte tradicional, y que sumado al aporte que ofrece la banda, nos regalan material de interés, a destacar por su sublime orquestal final. Llegamos al punto estelar: “Väldet”, de inicio muy sutil y trabajado, donde distintos elementos se van sumando a un crescendo musical, cuyo clímax se termina rompiendo por un silencio que solo deja vacío.

Finalmente, llegamos a las últimas pistas, donde “Sirens” se conecta con el instrumental anterior y el siguiente tema, “Futility”, que como su nombre lo anuncia se presenta más brutal, con mucho del sonido que manejaban en discos anteriores. Por último, “Vittring” ya es una pista con ritmo distinto a lo expuesto en todo el álbum, con un sonido experimental y apagado, se expone el final de esta obra.

TRACKLIST:

  1. Dödsdans
  2. Glutton
  3. Earthless
  4. Descent
  5. Spectre
  6. Dehumanize
  7. Hadean
  8. Tide
  9. Väldet
  10. Sirens
  11. Futility
  12. Vittring

PUNTUACIÓN: 9.5 / 10

La gran apuesta de Humanity’s Last Breath en este trabajo queda por parte del rol que asumen cada uno los instrumentos que orquestan este sonido. Todos estos elementos hacen de este, un álbum complejo y en donde muchas veces es difícil encontrar una fluidez entre pistas, que a su vez forman parte de una transición bien desarrollada. Una buena recomendación que le puedo hacer a los más amantes del Metal Extremo, que están búsqueda de integrarse a nuevas tendencias.

Redes Sociales

Facebook:

Instagram

Jorge Leonardo Rojas

Jorge Leonardo Rojas

Melómano, cinéfilo, fanático del fútbol y el boxeo. Amante de la montaña, un buen libro y un buen café.