David Bowie
Blackstar

Por: Ilay Acosta

Publicado el: 18/01/2016

Despedida por todo lo alto


Esta es la reseña más agridulce que me ha tocado escribir a la fecha, es difícil hablar en tiempo pasado de un artista como David Bowie, ya que quisiéramos que estos personajes adelantados y/o elevados estuvieran eternamente entre nosotros brindándonos su arte de manera magistral como acostumbran.

Poco se puede agregar de Bowie que ya no se sepa, a pesar de la casi treintena de álbumes en estudio que posee su discografía, la versatilidad era el ingrediente primordial, acompañando al ocultismo del cual siempre fue fanático, dejándolo entrever en sus líricas o la simbología siempre presente en fotografías y videos. Quizás no fue apreciado por mucha gente como se debía, pero es referencia e influencia de grandes artistas de la industria musical del pasado, del presente y seguramente del futuro, porque el legado que ha dejado es inmenso.

1914

«Blackstar» (2015)

Blackstar es el último álbum de Bowie, éste salió a la venta el día de su cumpleaños 69 y un par de días antes de su muerte. Que no quede la menor duda de que se trata del álbum más raro de la carrera del artista, con la particularidad de que contrató una banda de Jazzistas para esta producción, en lugar de sus músicos de confianza. Quizás anunciaba su muerte, pero en definitiva es una despedida por todo lo alto, dado que el Blackstar es un álbum que va más allá de lo complejo y se puede resumir como espectacular. Cuenta con 7 temas y 40 minutos de duración, lo primero que se aprecia es que se trata de un disco de rock, con elementos Krautrock, ejecutado por músicos de Jazz (así de raro y complejo), no esperaba menos de Bowie para ser honesto ya que vivió reinventándose en cada álbum representado por sus multiples Alter Egos.

Angustia, desesperación y melancolía son los ingredientes del Blackstar, encapsulados en cada tema de forma tal que forman un álbum para nada comercial, en donde se muestra la senda de la música indie/pop/rock de los próximos años.

El álbum abre con el tema homónimo Blackstar, lo que más llama la atención es su duración de casi 10 minutos, en donde una atmósfera oscura acompaña la lírica de temática ocultista. Si observamos el video de esta canción, apreciamos una especie de rito en el que se adora a una calavera ornamentada. La misma fue encontrada en algún lugar lejano dentro de un traje de astronauta, lo que trae a mi memoria el significado del Space Oddity donde el astronauta Major Tom asciende a la divinidad al ser lanzado al espacio exterior, sin destino conocido. «Tis a pity she was a whore», es un tema mucho más movido con una fuerte tendencia al neo Jazz y una ejecución frenética y magistral de los vientos. El Blackstar no escapa del humor negro siempre presente en sus letras, que en este tema en particular hace referencia a la obra de John Ford «Tis Pity she’s a whore».

lazarus

Imagen del video «Lazarus»

«Lazarus» es un tema de tempo relajado con un significado muy fuerte, ya que a mi juicio David se está despidiendo, hace referencia a que se encuentra en el cielo, libre, con cicatrices que no se pueden ver. En el video se le observa ciego (ignorante de lo que vendrá) en la cama de un hospital donde seres reclaman su cuerpo mientras éste intenta ascender, a su vez aparece saliendo de un closet que asumo que representa una especie de portal, en donde se le ve bailando vestido con el traje que usó en el álbum Station To Station, mientras dibujaba el árbol de la vida. Por ultimo debo resaltar la forma majestuosa en la que el saxofón interviene en este tema.

 

TRACKLIST:

01.- Blackstar

02.- Tis a Pity She Was a Whore

03.- Lazarus

04.- Sue (Or In a Season Of Crime)

05.- Girl Loves Me

06.- Dollar Days

07.- I Can’t Give Everything Away

Puntuación: 10/10

Este es un álbum simbólico que representa la despedida de un grande anunciando su muerte, la producción es impecable y de calidad impresionante, estoy convencido de que se fue satisfecho con este trabajo, ya que a esta altura en la música poco hay para innovar sin embargo, a pesar de lo ambicioso y experimental del Blackstar está muy bien logrado alcanzando un sonido fuera de lo común, tan característico de David Bowie.

Ilay Acosta

Ilay Acosta

Tecnólogo, agnóstico, bajista entusiasta, blogger aficionado, el fútbol es mi religión, melómano en formación.