Cradle Of Filth
Hammer Of The Witches

Por: Ilay Acosta

Publicado el: 12/09/2015

El Cradle Of Filth de siempre


La longevidad de una banda, más que insistencia y trabajo, algunas veces es talento. Otras, mercadeo y/o la mezcla de todas las anteriores; pero será la buena administración de estos elementos, lo que conlleva a la banda a resistir los altibajos naturales de una carrera artística. Cradle of Filth es una de esas bandas en la que, a pesar de ser el proyecto unipersonal de Daniel Lloyd Davey (Dani Filth), se ha posicionado a tal punto de convertir la banda en prácticamente una marca a lo largo de 25 años.

MI0003887443

 

Este trabajo es algo que, a mi juicio, es digno de admirar porque, hacer comercial tu música aún sabiendo que pertenece a un género extremo no es fácil; aparte, no hay portada de Cradle of Filth que no sea memorable y la cantidad de mechandising es impresionante. En su carrera han sido firmados por sellos importantes de la industria; algunas de sus liricas se encuentran expuestas en museos británicos por el uso del inglés antiguo en sus versos; estuvieron nominados a un Grammy; entre otra serie de datos que definen a Dani Filth como un tipo con mucha imaginación y que definitivamente sabe vender su producto.‎ Diez producciones de estudio  y al menos una docena de alineaciones diferentes, han impulsado la clara evolución desde el Black Metal a esa mezcla Black, Goth y Heavy que hoy exponen.  Sus primeras producciones son las más representativas debido a que, a inicios de los 90, era algo poco visto, valga la acotación de que en ese momento se encontraba el Black Metal en pleno surgimiento.

Pero si algo tengo que resaltar de esa era, es el “Midian” del año 2000, el cual a mi parecer ha sido el mejor álbum de Dani Filth y compañía; sin restar importancia al resto de la discografía, en donde obviamente hay pasajes interesantes. Concluyendo, esta banda tiene muy bien definido su target debido a que, si bien han evolucionado a lo largo de los años, no se puede decir que su sonido ha madurado del todo.

 

1280x720 (1)

 

Cradle of Filth nos trae éste verano del 2015 su undécima producción discográfica bajo el nombre de “Hammer of The Witches”, su quinto álbum conceptual, en donde se desarrolla la historia de un aquelarre que implora venganza en contra de la humanidad, por la forma en la que esta ha tratado a las brujas y a la madre Tierra a través del tiempo. El mayor exponente del álbum es la velocidad: once temas de donde los riffs melódicos, poca presencia de voces femeninas, atmósferas densas de teclados, baterías técnicas y bien llevadas con un bajo casi imperceptible, debido a que no toma mayor protagonismo, son los elementos que definen en líneas generales esta nueva placa.

”Enshrined in Crematoria”  es un tema que llama la atención debido a que es un track básicamente old school de Cradle of Filth, mostrando esa vena Black Metal de otrora. “Displeasuring the Goddess”, es un tema con una tendencia más oscura y con un gran trabajo en la línea de las guitarras, en donde se aprecian unos riffs interesantes. “Hammer of The Witches” muestra un excelente engranaje entre la voz de Dani y de su tecladista; la atmosfera que añade el teclado en algunos pasajes, le dan un poco más de carácter Goth, sin embargo presenta interludios de Black Metal bien definidos.

«The Vampyre at My Side» inicia con un arpegio de guitarra acústica, luego se incorporan las guitarras distorsionadas con riffs pesados, y posteriormente se van incorporando a los cambios de ritmos dentro del tema, que lo hacen bastante interesante; sumado al solo de guitarra cerca del final que me parece lo mejor de todo el álbum.

TRACKLIST:
1 – Walpurgis Eve

2 – Yours Immortally…

3 – Enshrined in Crematoria

4 – Deflowering the Maidenhead, Displeasuring the Goddess

5 – Blackest Magick in Practice

6 – The Monstrous Sabbat (Summoning the Coven)

7 – Hammer of the Witches

8 – Right Wing of the Garden Triptych

9 – The Vampyre at My Side

10 – Onward Christian Soldiers

11 – Blooding the Hounds of Hell

 

PUNTUACIÓN: 7 / 10

 

Objetivamente hablando, es un disco más de COF, en donde hay elementos rescatables e interesantes, que logran capturar al oyente por encima de la exagerada producción del álbum; sin embargo para aquellos fanáticos acérrimos de la banda, posiblemente están en presencia de lo que para ellos es un gran álbum.

 

Ilay Acosta

Ilay Acosta

Tecnólogo, agnóstico, bajista entusiasta, blogger aficionado, el fútbol es mi religión, melómano en formación.