Bloodbath
Grand Morbid Funeral

Por: Luis Robles

Publicado el: 12/01/2015

In Nick We Trust


Por: Luis Robles

Y si en Nick we trust, en Nick confiamos. ¿Saben qué fue lo primero que exclamé cuando me enteré que Nick Holmes de Paradise Lost sería el vocal y gruñidor por excelencia de Bloodbath? Me cito:

“¡¡¡!!!”

Mucha gente pone en duda la capacidad de el Tío Nick, por viejo, por que los últimos discos de Paradise Lost han sido super suaves (vocalmente hablando) y los zapatos que ha dejado Mikael Åkerfeldt (Opeth) son grandes para llenar. Una vez pasada la emoción me puse a pensar

“Pero.. Nick Holmes tiene por lo menos 10 años que no lanza un solo growl ni para salvar su vida. ¿Que podría hacer en Bloodbath?”

Recordé a «Gotic» e «Icon», discos del pasado donde ese rango vocal tan espectacular ha quedado grabado por años por venir.

BloodBath_Comically

Luego llegó esta belleza a la redacción de cowboys y entonces me di cuenta que:

Grand Morbid Funeral

 Bloodbath-Grand-Morbid-Funeral

Nick Holmes puede gruñir, en ese sonido tan específico que solamente el tiene, que no es un grito gutural, no es un pigsqueal, ni es el sonido por ejemplo de nuestro amigo Corpsegrinder ni tampoco llega a ser el chillido de una banshee del black metal. Es un gruñido muy balanceado donde se entiende cada palabra sin temor a equivocar una palabra mal dicha por que está demasiado unida cada sonido con el siguiente.

El tío Nick despeja todas las dudas, su habilidad vocal death metalera está intacta, y al ser inglés, pues se entiende a la perfección, la banda gana muchísimos enteros con esta nueva forma que por hoy, y solo por hoy, llamaremos “New Classical Wave of Gothenburg Death Metal Revival”.

«Grand Morbid Funeral» suena a lo que tiene que sonar, directo, al grano, sin concesiones ni pérdidas de tiempo, va al punto, raudo, agresivo y rabioso, con el sonido clásico de Bloodbath sin alterar, su ADN sin mutar un ápice, bendición y maldición al mismo tiempo, pero no deja de ser un disco increíble. Si bien el sonido está un poco comprimido (como es de esperarse en un disco de Death tan trancado como este, prometo no restarle demasiado a la puntuación ya que no es tan grave como el Flesh Prevails de Fallujah) la voz y cada una de las guitarras (dos principales y un bajo) se entienden a la perfección siendo la voz de Nick la única cosa que sobresale en cada segundo de la mezcla.

Es importante destacar que Bloodbath fue uno de las primeras super bandas de Death Metal, y hoy por hoy está compuesta por supuesto por Nick Holmes en la voz (Paradise Lost); Martin Axenrot en la percusión (Opeth, Witchery, Satanic Slaughter, NCO, Nifelheim, Nathalie Lorichs, Jon Lord); Per Eriksson en las guitarras (Katatonia); Jonas Renkse en el bajo (Katatonia, October Tide); y por último pero no menos importante Anders Nyström en las guitarras (Katatonia, Bewitched, Diabolical Masquerade), puros pesos pesados proficientes con sus instrumentos y que entienden como hacer un disco sin solaparse demasiado.

DESTACADO: Esta belleza del Black Metal inicia con un sonido mas clásico y entra en un groove que le sienta muy bien mas allá de la velocidad con “Let the stillborn come to me”; “Total Death Exhume” es mucho mas agresiva y con riffs mas armados y pegajosos. “Anne” es aún mas veloz con breakdowns y un groove en la mitad con un doble pedal y armónicos que son protagonistas. “Church of Vastitas” es doom metal for the masses. Este sonido gruñón que tiene este tema es quizás una de las mejores cosas que pueden explorar como banda. Le da dinamismo, no es agresivo, no es estridente, no es denso como el Doom Metal, es un ritmo que se queda pegado en tu cabeza como un taladro y no deja de ser como una paila incinerante a pesar de no poseer la velocidad que caracteriza a las bandas de Death (cabe destacar que Cannibal Corpse tiene rato jugando con este tipo de sonidos más densos y pausados pero Bloodbath Nails it). De largo una de las mejores composiciones de este album.

La intro de “Famine of God’s Word” no se entiende mucho es pura cacofonia metalera de Gotenburgo, luego entra en un riff hermoso a una velocidad endemoniada para ponerse a brincar al estilo mas clásico sueco y al final es ese Death trancado donde no se entiende nada excepto una gran olla gigantesca en un festival de verano. No deja de ser realmente adrenalínica. “Mental Abortion” es otra que tiene un groove muy genial sin llegar a ser la mas rápida ya que no se necesita sonar a 180bpm para sonar agresivo. Y definitivamente los temas con menos velocidad se escuchan mas y mejor estructurados con mucha mas maldad e intención que los que van con sobremarcha de velocidad; ¿Cómo se le dice a un riff a toda mecha y un grito gutural al principio del tema? Death Metal clásico. “Beyond Cremation” No se hace mas clásico que esto. Tiene todos los elementos retro que puedan imaginar de la nueva onda que busca diferenciarse del metal que todos están haciendo en esa onda semi retro.

BloodBath

His Infernal Necropsy” es otro tema clásico al mejor estilo gotenburgo. Recuerda mucho al estilo de Carcass de hace 20 años atrás que va rápido con una estructura de una sola nota seguida de 8 notas que van con el verso que suena. “Unite In Pain” es otro tema clásico pero rápido y agresivo, se diferencia de los anteriores por la forma principal y del bridge. “My Torturer”  aún mas rápido y agresivo. Este si tiene el sonido mas cercano del death del presente sin ser demasiado ininteligible incluido el “Huh!” con la nota final,

Y por supuesto para cerrar el homónimo del disco. “Grand Morbid Funeral” es la cruz encima del ataúd, la hoguera debajo de la bruja, la cabeza del carnero en la estaca, Es un groove excelente sin ir con demasiada prisa haciéndole honor a su titulación. Este tema pega como un saco de cemento húmedo. Es sinceramente excelente, la forma como está estructurado en ese andar lento pero pesado con toda la intención que se puedan imaginar, es definitivamente el mejor tema de este disco y la mejor forma de Bloodbath en el presente y por supuesto el final explota en pura rabia, exposición de velocidad y tecnicismo para cerrar el álbum con cantos gregorianos en latín porque un disco que se llame el gran funeral mórbido no tiene otra forma de terminar.

Tracklist

  1. Let the Stillborn Come to Me
  2. Total Death Exhumed
  3. Anne
  4. Church of Vastitas
  5. Famine of God’s Word
  6. Mental Abortion
  7. Beyond Cremation
  8. His Infernal Necropsy
  9. Unite in Pain
  10. My Torturer
  11. Grand Morbid Funeral

Puntuación 8/10

Total: 46:31

[Dynamic Range: 5 AmazonRip MP3 320Kb/s]

«Grand Morbid Funeral» es la forma como debe hacerse un disco de Death Metal sin pensarlo demasiado. Estructurado, con ira, con secciones más interesantes, sin ser la velocidad interminable e insufrible en su totalidad, con altos y bajos, con ese groove denso y pesado como un titán a punto de acabar con Rodas y con una muy buena producción (A pesar de la compresión, prometí no quejarme al respecto) Holmes, Axenrot, Eriksson, Renke y Nyström nos dejan un regalo musical para todos los gustos.

 Bloodbath_band

Uno de los tantos promocionales, Church of Vastitas, con el groove que tanto menciono y que tan bien le hace a la banda para darle más variedad y dinamismo:

Luis Robles

Luis Robles

Un tipo de sistemas que cree que sabe escribir, le gusta la música y extenderse mientras te describe un paisaje sonoro.