Björk
Vulnicura

Por: Eliecer Rodríguez

Publicado el: 22/03/2015

Exposición personal


Pocas personas tendrán alguna vez la capacidad de reinventarse una y mil veces en su carrera como Björk, pero más allá de eso, ser fieles a lo que su instinto les dicte. Indiscutiblemente así es su carrera y deja otra evidencia más: «Vulnicura».

 

bjork_vulnicura_alt

«Vulnicura»

 

Björk le ha dado la vuelta a la rueda musical una y otra vez, vistiéndose de guía turística que nos presenta terrenos sonoros que no se nos pudieron pasar por la cabeza jamás. Para muchos insoportable y para otros inexplicable, la menuda dama de la remota Islandia va con «Vulnicura» por terrenos un poco más densos y escabrosos. La línea sigue siendo la misma de hace más de 20 años, la volátil voz de Björk paseandose por melodías en momentos bastante absurdas con una música de fondo. La genialidad es la mezcla de la poca, pero precisa música, que deja que la voz haga la historia.

«Vulnicura» se aleja mucho de la música de sus primeros años en «Debut» o «Post», con temas agresivos, musicalmente fuertes y movidos. Desde su disco «Medulla» se ha venido presentando más intensa, menos digerible, más enfocada a los temas lentos, muchas cuerdas y letras algo pesadas. Ese estilo se hace marcado en «Biophillia» y se continúa en «Vulnicura». Aún cuando son temas de una calidad impresionante, se extraña la vieja guardia con cosas más creativas como «It’s Oh So Quiet» o , o la etapa de temas más intensos como «Bachelorette» o «Pagan Poetry», que para mi no ha logrado superar jamás.

bjork - Vulnicura

Este álbum es, por acuñar un término, «desafortunadamente conceptual», ya que se basa en la vivencia en primera persona de su ruptura con su pareja de muchos años, Matthew Barney, y es por ello su nombre, que según referencias proviene del latín y significa «Cura de las heridas». Este trabajo se convierte en un retrato de su experiencia, un catalizador de sus emociones y una manera de exponer y transmitir los momentos claves del hecho. El disco está dividido en 3 conceptos: Antes (los tres primeros temas), Durante (los siguientes tres) y Después (los últimos tres) de la ruptura. Es un disco sin duda emocional y personal, donde se muestra la humana y la artista a plenitud.

Reconozco que pueda ser uno de los discos más complicados que he reseñado, y es que no recuerdo un disco tan brutalmente honesto y vivencial. Una cosa es tener discos conceptuales y otras que una de las mentes más complejas de la industria musical te diga en su lenguaje como fue terminar con su pareja. Es posible que para muchos oidos se torne agotador, pero no es un disco de una sola vuelta, necesita mucho entendimiento para comprender la genialidad de este mensaje.

Otro aspecto resaltante es la participación de Alejandro Ghersi, mejor conocido como Arca, un productor y Dj nacido en estas tierras venezolanas que ha ganado mucho reconocimiento en el ámbito musical. Además de Björk, ha colaborado con Kanye West entre otros, lo que le ha ganado el respeto de la industria.

RECOMENDADOS: «Stonemilker» no da chance de que te sientes. De primera te empieza a narrar una historia de decadencia emocional, siendo para mí contundente el estribillo que reza «Muéstrame respeto emocional / tengo necesidades emocionales / me gustaría sincronizar nuestros sentimientos». Una contundente demostración de dolor y frustración. «Liongsong», propietaria del primer video promocional del disco, enseña más electrónica que en su predecesora, con interesante desarrollo vocal pero siempre acompañado de arreglos de cuerdas, que estarán muy presentes en el álbum. «History Of Touches» puede ser de los temas más directos del álbum y tal vez de todos los hechos por Björk. Con la presencia innegable de Arca, se narra el último encuentro amoroso con su pareja y su inevitable final, una narración donde recuerda cada encuentro, cada toque resumido en un segundo.

Bjork

«Black Lake» Es el vacío luego del final, una visión solitaria mirando al pasado. Una crítica, un reclamo y una reflexión, todo eso que nos pasa por la mente está en un tema de 10 minutos de duración que se declaran oscuros y angustiantes. Otra estrofa lapidaria se cuela entre melodías: «Lo hice por amor, yo honré mis sentimientos pero tu traicionaste a tu propio corazon, corrompiendo ese organo. La familia fue siempre nuestra mision sagrada compartida, la cual abandonaste». Sin palabras. «Family», mucho más intensa y disonante, se enfoca en la muerte de su familia como unidad, siendo ahora padres y madres con una hija. «Notget» es de los mejores temas del álbum, musicalmente ansioso, genera un ambiente de liberación emocional acompañado de esa sinceridad de saber que una separación debe ser sufrida y vivida para poder crecer. La orquestación y arreglos electrónicos discordantes componen una magia especial. Me hace recordar al soundtrack de Requiem For A Dream.

«Atom Dance» es el tema más ecléctico, una apertura a nuevos rumbos muy astral, muy Björk que cuenta con la participación vocal de Antony Hegarty. «Mouth Mantra» sigue subiendo la marea electrónica, evocando un renacer en la diminuta artista luego de todo el dolor sentido. Muestra como remueve las capas de dolor que hicieron que su voz y su talento se alejaran de lo que es capaz de hacer. De hecho, es el único tema que suena más al estilo de sus primeros álbums, es un reencuentro con su raíz. «Quicksand» nos despide este libro dramático con un poco más de la vibra electrónica y hasta cierta forma positiva que la ha caracterizado por años. Llega al punto de sanación. Que vendrá después? Buena pregunta.

TRACKLIST:

1) Stonemilker

2) Lionsong

3) History Of Touches

4) Black Lake

5) Family

6) Notget

7) Atom Dance

8) Mouth Mantra

9) Quicksand

PUNTUACIÓN: 9 / 10

Un disco muy complejo que sería una aventura muy osada para quienes no siguen su carrera y no han entendido el distorsionado lenguaje musical de Björk. El disco más humano de su carrera sin duda alguna, que la llevó a los extremos exponiendo su vida para de alguna manera sanar. Extraordinario.

Eliecer Rodríguez

Eliecer Rodríguez

Baterista, publicista, padre, gerente, creativo y amante del Rock And Roll. Fanático de los habanos y el buen ron. Administrador de Cowboys From Rock